Navigation close button

FREÍR CON ACEITE DE OLIVA VIRGEN EXTRA

Los antioxidantes del aceite de oliva virgen extra se mantienen en las frituras. Freír con él produce menos compuestos nocivos que con otros aceites.

Cómo bien sabéis el aceite de oliva virgen extra es el protagonista de muchas recetas, guisos y platos de la gastronomía mediterránea. Además el aceite, es el elemento principal de los fritos o frituras, y  de lo que conocemos como “comida rápida” o “comida basura”.

La verdad es que freír los alimentos que ingerimos con regularidad no es uno de los métodos culinarios más saludables para nuestro organismo y por consiguiente, los alimentos fritos tampoco.

A la hora de freír, cuando sumergimos los alimentos en aceite a una temperatura elevada, se cuece la superficie prácticamente de manera instantánea, la humedad se convierte en vapor, y este ayuda a que el aceite no se filtre en la comida.

Por lo contrario, si la temperatura es baja el aceite se filtra en los alimentos, dejándolos grasosos.

Los científicos ya sabían por diversos estudios que, cuando se calientan a temperaturas de fritura, algunos aceites como el de aceite de girasol producen más compuestos tóxicos que el de oliva.

Los antioxidantes del aceite de oliva virgen extra conservan sus propiedades beneficiosas cuando este producto se utiliza para frituras. Así lo demuestra un análisis de investigadores de la Universidad de Jaén, que también han comprobado que, produce menos compuestos perjudiciales para la salud tras su uso para freír.

VENTAJAS DE FREÍR CON ACEITE VIRGEN EXTRA

En el ámbito de las frituras el aceite de oliva virgen extra aporta una serie de ventajas culinarias que otros aceites o grasas no. Algunas de ellas pueden ser:

  • Alcanza hasta los 200º de temperatura, y es que, a altas temperaturas la fritura es más rápida, y es por eso que el alimento pierde menos nutrientes.
  • Las proteínas crean en su superficie una capa crujiente que hace que la penetración de aceite sea menor. De esta manera, se limita el incremento de calorías y conserva en el interior su jugo y sales minerales.
  • Los aceites de oliva potencian el sabor de los alimentos, convirtiendo la fritura en una experiencia culinaria de primer orden.

La mayoría de los aceites pierden propiedades  cuando se calientan, es decir, se oxidan. El aceite de oliva virgen extra es el que mejor resiste a la temperatura, alcanzando los 200º, como hemos dicho antes.

En conclusión, en una dieta sana y saludable, no todo es lo que comemos, sino cómo lo cocinamos. En este sentido, es mejor el aceite de oliva virgen extra para freír que cualquier otro aceite. Y no sólo para freír, sino para cualquier uso que le demos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *